La iglesia Parroquial de Revilla de Santullán, dedicada a San Cornelio y San Cipriano, es la típica iglesia de concejo con una sola nave y espadaña. Es uno de los rincones más admirables del románico palentino. Fue construida en 1.175 por canteros pertenecientes a los Monasterios de Santa María la Real y San Andrés del Arroyo. Su maestro cantero se encuentra retratado en la segunda arquivolta que representa la última cena. El maestro firmó la obra, y podemos encontrar la inscripción “Micaelis me fecit”.

 

Menú de cierre